Artículos Adimensionales


Compartir:

La desaparición del regimiento Norfolk:

En numerosas ocasiones a lo largo de la historia del hombre se han dado por ciertos algunos acontecimientos, hechos o situaciones que luego han sido demostrados como falsos. De esta forma pasan a formar parte de las "leyendas urbanas", situaciones supuestamente reales, sucedidas a personas concretas y basadas en situaciones creíbles, incluso en algunas ocasiones con datos concretos y fechas que lo avalan. Este podría ser el caso de la supuesta desaparición del regimiento Norfolk, este suceso ha sido transmitido hasta la saciedad en periódicos, libros y revistas, dando por buena la situación y formando parte de uno de esos casos de desaparición en masa que tanto atrae a la opinión pública. Pero vayamos por partes, en primer lugar veamos de dónde procede realmente esta leyenda.

El texto que apareció publicado en Spaceview en Septiembre de 1965 decía así:

"Lo que sigue es la relación de un extraño incidente acaecido en la fecha arriba indicada, durante el periodo final y más duro de los combates que tuvieron lugar en la cota 60, bahía de Suvla, ANZAC (Australian and New-Zealand Army Corps)."

"Había amanecido un día claro, sin ninguna nube visible, como puede esperarse de un bonito día mediterráneo. La excepción la constituían, no obstante, un número de 6 u 8 nubes en forma de "hogaza", todas exactamente de la misma forma, que estaban suspendidas sobre la cota 60. Se observó que, a pesar d ellos 6 u 8 kilómetros-hora de una brisa procedente del sur, esas nubes no cambiaban de posición, ni de forma, ni tampoco se alejaban bajo la influencia de la brisa. Planeaban a una altitud de unos 60º en relación con nuestro punto de observación, situado a 500 pies de altura. Inmóvil bajo dicho grupo, y manteniéndose sobre el suelo, había también otra nube de forma idéntica, que mediría unos 800 pies de largo, 200 pies de altura y 200 pies de anchura. Esa nube era absolutamente compacta, tenía el aspecto de una estructura sólida, y estaba situada a una distancia de unos 300 metros del escenario de los combates en territorio bajo control británico. Todo esto fue observado por 22 hombres de la 3ª sección de la 1ª Compañía Divisionaria, Unidad Neozelandesa del Genio, en la que me incluía yo mismo, desde nuestras trincheras de Rhododendron Spur, a 2300 metros al sudoeste de la nube sobre el suelo. Nuestra posición ventajosa dominaba la cota 60 aproximadamente a 300 pies. Sucedió que, más tarde, esta nube singular se situó a caballo sobre el lecho seco de un curso de agua o de un camino hondo, y nosotros teníamos una visión perfecta de los costados y de las extremidades de la nube, mientras permanecía sobre el suelo. Su color era gris claro, al igual que el de las otras nubes."

"Un regimiento británico, el 1/4 Norfolk, que comprendía varios centenares de hombres, fue visto mientras bajaba por aquel lecho seco del río o camino hondo, hacia la cota 60. No obstante, cuando llegaron a la altura de la nube, andaron directamente dentro de ella, sin ninguna vacilación, pero ni uno solo de ellos salió de allí para desplegarse y combatir en la cota 60. Aproximadamente una hora más tarde, después que el último hombre dela fila hubo entrado en ella, la nube, muy discretamente, se elevó del suelo, y, tal como habría hecho cualquier otra nube o niebla, ganó lentamente altura, hasta que se unió a las otras nubes idénticas que han sido mencionadas al principio de este relato. Al observarlas de nuevo, parecieron todas semejantes a vainas de guisantes. Durante todo este tiempo, las nubes habían permanecido suspendidas en el mismo lugar, pero en cuanto la nube singular hubo llegado hasta su nivel, todas se pusieron en movimiento hacia el Norte, es decir, hacia Bulgaria. En el espacio de tres cuartos de hora habían desaparecido de la vista."

"El regimiento en cuestión se dio por desaparecido o aniquilado, y cuando tuvo lugar la capitulación de Turquía en 1918, loo primero que Gran Bretaña pidió a Turquía fue la restitución de dicho Regimiento. Turquía respondió que jamás había capturado ese Regimiento, ni tuvo el más mínimo contacto con él, y que ignoraba incluso su existencia. Un Regimiento británico en 1914/1918 estaba constituido por un efectivo que situaba entre 800 y 4.000 hombres. Aquellos que fueron testigos de este incidente insistieron en el hecho de que Turquía jamás capturó este Regimiento ni tuvo contacto alguno con él."

"Nosotros, los abajo firmantes, aunque con retraso, y con ocasión del cincuentenario del desembarco del ANZAC, declaramos que el incidente aquí descrito es verdadero en cada uno de sus términos."

"Firmado por los testigos:

-Zapador F. Reichardt, 4/165, Matata, Bay of Plenty.

-Zapador R.Newnes, 13/416, 157 King Street, Cambridge.

-J.L. Newman, 75 Freyburg Street, Octumactai, Tauranga."

Fue Jean Sider uno de los primeros en darse cuenta de algunas anomalías en la redacción del texto:

El primer error de bulto lo encontramos al ver la palabra Regimiento junto a la numeración 1/4. ¿Qué significa esto?, el número 1 significa primer regimiento y el 4 el cuarto batallón, en tal caso estaríamos hablando del cuarto batallón de Norfolk, en ningún caso regimiento. La escritura en mayúsculas de la palabra "Regimiento" también es una incongruencia, sólo podía escribirse (y los militares lo saben bien) en caso de estar acompañando a un nombre concreto, por ejemplo, el 5º Regimiento de Norfolk. Desde luego no se basa la realidad o ficción de este hecho sólo en aspectos técnicos de la escritura, ni mucho menos, veamos los datos concretos que desmifitican esta desaparición.

En primer lugar tenemos el problema de la fecha concreta del suceso, si volvemos a leer la narración de los hechos hecha por los supuestos militares, nos damos cuenta de que en ningún momento aparece la fecha del mismo, los protagonistas supuestamente alegaron la lejanía en el tiempo para no recordar el día concreto, aunque sí recuerdan medidas y cotas, extraño... La fecha que ha aparecido en diversas revistas y que luego ha sido copiada hasta la saciedad del 21 de Agosto, por lo que puede o no ser real. Es más, esta fecha es recordada por otro hecho sucedido al regimiento de los Rangers de Sherwood, los hombres se sumergieron en una niebla gris, siendo posteriormente aniquilados por la artillería turca, quizás este incidente sucedido por la tarde, al contrario del de Norfolk sucedido por la mañana, podría haber sido el hecho que confundiera a los redactantes del famoso escrito.

Muchos lectores se estarán haciendo la siguiente pregunta: ¿Entonces fue dado por desaparecido oficialmente el 1/4 de Nolfolk?. Rotundamente no, en ningún momento, incluso existen documentos del 30 de agosto del regimiento, en septiembre fue trasladado a Egipto, cosa curiosa para un grupo de militares desaparecidos. Pero (siempre hay un pero), sí hubo un suceso extraño que le sucedió al 1/5 de Norfolk (1/4 era el original), el 12 de agosto de 1915, 16 oficiales y 250 hombres, en el fragor de la batalla se introdujeron en un frondoso bosque persiguiendo a sus enemigos, según palabras de Hamilton:

"Pero ninguno fue vuelto a ver jamás, y tampoco jamás se volvió a oír hablar de ellos. Cargaron contra el bosque y ya no se les vio ni se les oyó más. Ninguno de ellos fue vuelto a ver nunca más..."

En 1919 un militar de las fuerzas aliadas de ocupación en Turquía descubrió una insignia del "First Royal Norfolk Regiment". Uno de los campesinos turcos confesó haber encontrado varias decenas de cuerpos de soldados ingleses muertos, en ese mismo lugar los enterró para evitar su putrefacción y ser alimento de las alimañas. Allí aparecieron 180 cuerpos, 122 del 1/5 de Norfolk. De los 267 desaparecidos 124 fueron encontrados, ya que dos aparecieron prisioneros y 143 no fueron nunca encontrados. Nos surgen en este momentos algunas preguntas interesantes:

¿Por qué esperaron 50 años para contar la extraña desaparición?

¿Es posible que confundieran el número del regimiento 1/5 por 1/4?

¿Por qué el tercer militar no indica su numeración como hicieron sus dos compañeros?

Son muchas las dudas que nos asaltan, pero pocas las respuestas, un caso que a primera vista puede parecer real por sus datos concretos, basado en un hecho de similares características que sí que sucedió y firmado por tres militares, dos de los cuales existieron realmente, pero que nunca explicaron estos hechos, ya que no fueron encontrados. Uno de ellos murió meses después de este cincuentenario, como decíamos al principio, esta es la típica y perfecta leyenda urbana.

Bibliografía: Fuera de control. Andreas Faber-Kaiser. Planeta 1984