Artículos Adimensionales


Compartir:

Sucesos en Bélmez, mis pequeños aportes:

Aporte 1- Lo que se capta a simple vista.

Me ahorraré los comentarios sobre el programa Tnt, me centraré en el vídeo de la "materialización de una moneda" en la segunda casa misteriosa de Bélmez de la Moraleda (Jaén).

La impresión que me dio al ver el vídeo, fue un "déjà vu", aunque se dijo que había sido grabado por una cámara de Telecinco, me pareció exactamente el mismo que un mes antes había visto en la web de Luis Mariano Fernández, de su programa Mis enigmas Favoritos, en el cual dijo que eran imágenes de la Seip, Pedro Amorós estaba presente, lo mismo que en el Tnt de triste recuerdo. Con la mosca rondando, se lo comenté a algunos amigos, en respuesta uno de ellos me envió una captura, justo el instante en que pasa la moneda formando un trazo, de la emisión de Tnt.

Genial, yo tenia la misma captura pero del otro programa.

Segunda imágen del mismo vídeo.

Sólo quedaba cuadrar una cosa, parecían la misma toma pero podía tratarse de filmaciones diferentes, por ende, de diferentes cámaras, por lógica, diferentes ángulos de visión. Como diría un entrañable amigo: "Es muy triste de pedir pero lo es más de robar".

Y con esa filosofía, seguí clamando ayuda, otro de mis compañeros de aventuras, me deleitó con esta superposición de imágenes:


Demostrando claramente que se trata de la misma cámara, la misma imagen, el mismo encuadre.

También me obsequió con esta interesante animación, que muestra cómo, paranormalidad mediante, la imagen cambia de un canal de televisión a otro sin tocarla...Observen

Realmente paranormal o real bribonada, algo extraño ocurre con ese vídeo y alguien ha mentido sobre la autoría de su grabación. Bonito comienzo.

Aporte 2- Lo que engaña a la vista, no engaña al oído.

Tras escuchar la explicación de Pedro Amorós acerca de la trayectoria de la moneda, se me abrió una interrogante. Según él, la velocidad de la moneda indica que ni subiéndose a una silla podría una persona haberla lanzado tan fuerte. No entiendo a qué viene ese comentario, anteriormente sus explicaciones en otro programa eran la siguiente: aparece de la nada, choca contra el techo y cae al suelo en diagonal a tremenda velocidad.

Al ver el vídeo, la primera impresión es que la moneda traza una curva en el aire, una parábola. Pero la vista puede engañar, y tras tirar una moneda al aire para ver si hacía ruido al tocar techo, comprobé que sí. Por consiguiente, si la de Bélmez toca techo también sonará, recorté el audio de ese instante y sí, se oye la moneda pegar contra el techo... Escuchen

Comparen con estos audios que grabe para tal efecto, confieso que lance una moneda de 10 ctmos de € al techo intencionadamente, primero en un techo normal (280 cm.) y luego en un techo falso de escayola (230 cm.), con reincidencia y nocturnidad. Comparen aquí y aquí .

Probé con programas de audio para ver si el impacto contra el techo daba los mismos parámetros.

Resulta espeluznante, además de materializarse un objeto tan poco común, encima llega haciendo carambola.

Aporte 3 - Si no lo captan tus sentidos, sensores supercalifragilisticos.

La transcomunicación instrumental (TCI) con sensores de movimiento es una nueva forma de comunicación con el mas allá. En el vídeo de la invocación al dueño fallecido de la casa, se nos muestra como funciona esta novedosa y peculiar técnica. El uso de estos aparatos no es nuevo en el campo de la investigación paranormal, algunos los utilizan desde hace años aunque de una forma más convencional. Esta nueva aplicación no tiene nada que ver.

Sigamos, una vez entablada la comunicación con "Pedro", el difunto, el espíritu con ganas de dialogar hacía saltar la señal de uno de los sensores en respuesta a las preguntas que se le iban formulando. Un sensor que reaccionaba de forma anómala, la señal acústica no rebasaba 3 s de duración, encendiendo y apagándose a voluntad del interlocutor, o sea el fantasma, que desde su invisibilidad lo activaba.

Con paciencia y armados de paraciencia, se intenta avanzar en la conversación interdimensional con otra tanda de preguntas, se interpreta el sonido del sensor como una respuesta inteligente de "alguien". Nótese, que la presencia de media docena de personas en esa habitación hablando, tecleando, cambiando de posturas en sus asientos, moviendo la cámara o encendiendo un cigarrillo, no son percibidas por los sensores de movimiento. En el momento álgido de la sesión, se ve claramente cómo uno de los presentes, se pone en pie delante del único sensor que parecía funcionar y el aparato no se inmuta..... Se dispone a preguntarle a "Pedro", si quiere que vaya hacia el pasillo. Antes de acabar su frase, de nuevo se dispara el sensor. Lógicamente el ente es telépata y respondía apresuradamente, era la deducción más lógica. No era que por una casual casualidad el sensor cumpliera su cometido, no cabe pensar que fuese por el metro ochenta de Asesor del Consejo Internacional de la Seip que se había plantado delante. Ni preguntar por qué los demás sensores no alertaron tampoco. Muy importante para llevar a cabo todas estas investigaciones y experimentos, es que la visibilidad sea casi nula, la penumbra misteriosa debe envolver el entorno, es el ambiente idóneo y propicio para que la mano invisible active el "on" y el "of" del chisme. Para esto último, hay que entrenarse y practicar un poco.

Los sensores de movimientos sirven de interfono para conversar con el màs allá y como resultado dejan de ejercer su función normal, por ello no captan los desplazamientos ni cambios de posturas de los presentes, sólo responden a los invocados, invisibles o fuera de plano, que oportunamente accedieron a manifestarse en presencia del equipo de Telecinco, para que todos disfrutásemos de esta penosa representación. Me temo que pretenderán recordar esto como un experimento histórico para la transcomunicación instrumental, eso sí que da miedo. Lo siguiente podría ser como ese caso que me contaban anoche: "Había uno que estaba convencido de que podía comunicarse con las palomas porque cuando les hablaba, con la cabeza le contestaban, sí, sí, sí"...

Quiero agradecer la generosidad, ayuda y atenciones de todos mis entrañables amigos, en mi propósito de evaluar si es un problema digestivo o es que algunas informaciones son indigeribles.