Artículos Adimensionales


Compartir:

La verdad sobre el caso Foios:

El día 11 de Enero del 2003 apareció en la prensa Valenciana la noticia sobre supuestos fenómenos extraños sucedidos en una empresa del polígono industrial “La Yutera”, en Foios. Según esta primera noticia, tres vigilantes se habían dado de baja tras haber visto fantasmas. Ese mismo día comenzamos a recibir llamadas informándonos de esta noticia aparecida en el periódico “Levante”. Según esta información se estaban produciendo fenómenos extraños en una fábrica de Foios, varios vigilantes de seguridad, según esta noticia habían pedido la baja tras haber visto fantasmas en el laboratorio de dicha empresa.

Al día siguiente el periódico “Las provincias” publicaba otra noticia sobre el mismo caso, asegurando en este caso que eran seis los vigilantes de baja tras sufrir esta fenomenología paranormal. Ese mismo domingo nos dirijimos hacia las instalaciones de esta empresa de válvulas y entrevistamos a varios de los guardias de seguridad, nos desmintieron la noticia, indicándonos uno de ellos que en los muchos años de vigilancia que llevaba nunca había presenciado nada extraño ni había oído comentario alguno de sus compañeros de turno nocturno.

El lunes 13 numerosos medios de comunicación se hicieron eco de la noticia, fueron muchos los curiosos, periodistas e “investigadores” los que acudieron a la puerta trasera de la empresa “Arco” para hablar con los testigos y poder averiguar qué era lo que ocurría en realidad. A partir de ese día los vigilantes tenían órden de no comentar nada acerca de este suceso con periodistas y curiosos, haciéndose casi imposible conocer más datos de primera mano de lo que sucedió dentro de la verja metálica de la fábrica. <`>Según lo aparecido en diferentes medios de comunicación y nuestras propias investigaciones los sucesos ocurridos se remontaban varios meses atrás, concretamente a Julio del 2002. Una de las testigos principales de este caso es Merche, ésta contó a varios medios sus experiencias, según la guardia de seguridad, a las pocas semanas de comenzar a trabajar oyó pasos en el techo de la garita, llamó a su marido que era guardia civil y no encontraron a nadie en el techo, suponiendo que sería algún yonki. Días más tarde, al realizar la ronda nocturna, entró en el laboratorio de la empresa y las lámparas comenzaron a moverse de forma extraña, su compañero de turno Jesús también fue testigo de los hechos, se oían golpes en las paredes y las máquinas se ponían en marcha repentinamente.

En Septiembre de ese mismo año sucedió el hecho más extraño, durante otra de sus rondas se dió cuenta que una luz del interior del edificio estaba encendida, entró entonces en el laboratorio viendo una sombra negra sin pies deambulando por el lugar, le entró pánico y llamó a su marido, guardia civil de la demarcación.

La leyenda.

El complejo fabril de “La Yutera” fue fundado en 1927 por la familia Bacharach. Durante la guerra civil los terrenos en los que ahora se encuentra el complejo empresarial se utilizaba de camino para trasladar desde las aldeas cercanas los cuerpos de los caídos durante la guerra hacia el cementerio de Foios. Es por ello que se le denominó el “camino de los muertos”. Muchos de los vecinos de esta localidad ignoran dicha leyenda, sólo conociéndola algunas personas de avanzada edad.

Lo que no ocurrió en Foios.

Mucha ha sido la información aparecida en los diferentes medios de comunicación, la mayoría sin ser contrastada y en algunos casos contradictoria. Vamos a repasar algunos de los hechos que no ocurrieron en el lugar:

- Bajas médicas. La única baja presentada fue la de nuestra protagonista Merche en Septiembre del 2002 por un esguince, datos que facilitó la empresa de seguridad Promasa y que el investigador Fco Contreras consiguió para el programa Milenio 3 de la Cadena Ser.

- Policia local. En algunas informaciones se asegura que la policía local acudió a la llamada de Merche, ésta negó en varias ocasiones haber llamado a la policía, y sí a la guardia civil, concretamente a su marido, perteneciente a este cuerpo.

- Tiros. También se llegó a asegurar que uno de estos vigilantes realizó varios disparos asustado por una de estas sombras, hecho poco probable al carecer de armas los vigilantes nocturnos de esta empresa.

- Supuesto aislamiento. La empresa se encuentra en las cercanías de la parada del metro y tren de Foios, además es un lugar de reunión durante las noches y los fines de semana de los jóvenes del lugar. El laboratorio se encuentra enfrente de la garita de los guardias de seguridad y algunos trabajadores se encuentran a escasos metros, no siendo en ningún momento un lugar lúgubre ni solitario.

Un caso que actualmente continúa sin ser aclarado, esperamos en un futuro poder ofrecer más datos para esclarecer lo que realmente ocurrió en Foios.