Artículos Adimensionales


Compartir:

El enigma de los hombres alados:

Son parte del inconsciente colectivo. Representan el deseo que anida en el corazón de todos los hombres, la capacidad de superar las limitaciones que nos impone nuestra condición humana. Son hombres alados y han sido representados por todas las culturas en todos los tiempos .¿Por qué es así? ¿Existieron de verdad? ¿Conocieron los hombres del pasado humanoides alados?.

Forman parte de nuestra memoria colectiva. Su iconografía nos acompaña de la cuna a la tumba. Tanto si creemos en ellos como si no, espíritus de caracteres celestiales o los angeles están en lo mas profundo de nuestro interior. Así ha sido desde tiempo inmemorial y así seguirá siendo. La visión majestuosa de estos seres superiores nos calma y eleva nuestro espíritu. Dicha iconografía nos presenta a criaturas maravillosas de aspecto humano rodeados de un haz de luz de divina y dos alas doradas, con la que se elevan a los mismísimos cielos y sienten gloria divina de la mano de Dios. Ahora bien, este planteamiento si nos paramos a meditarlo resulta mas bien engañoso. En los textos bíblicos del antiguo testamento se nos relata que estos espíritus divinos descendían por medio de una escalera a la tierra y se ponían en contacto con los hombres. Asi figura en el Génesis 28:12 "Jacob soñó de una escalera que su extremo tocaba en el cielo y ángeles subían y descendían por ella. Ángeles siguen bajando a la tierra dando ministerio, siendo enviados del cielo".

Enigmatica figura hallada en el desierto de Occuaje.Muestra a un ser misterioso y expresivo a la vez. Tal vez un niño.En su espalda porta unos misteriosos apendices ¿Se trata de alas quizás?

Por el contrario, durante el éxodo, Yaveh pide a Moisés cuando le entrega el Arca de la alianza, que esta sea velada por siempre por dos querubines de alas doradas. Resulta anecdótico observar como la visión hebrea acerca de los ángeles cambia de un texto a otro. Si tan bellos y sabios espíritus descienden por una escalera a la tierra para cumplir su misión que necesidad poseen de tener alas. Y es que la visión de espíritus alados no solo es patrimonio simbolico del judaísmo. Zeus, Dios del trueno y señor de los dioses del Olimpo en la mitología griega ha sido representado como un ser alado que descendía con ellas a la tierra y daba muestra de su poder a los hombres. En todas las culturas antiguas existe la representación de criaturas así ¿por qué?.

Dejando a un lado el sentido espiritual de elevación, que es lo que pudo motivar a que nuestros ancestros eligieran las alas y no el rayo o un arcoiris para mostrar ese sentido de elevación y divinidad. Qué hace que esta imagen se extendiera con tanta facilidad entre los pueblos, en definitiva ¿qué pudo impulsar a los hombres del pasado a incluir en sus representaciones sobrenaturales la imagen de un ser alado?. Interesante pregunta que nos lleva sin duda a plantearnos una cuestión: ¿Es que acaso conocían lo que podríamos llamar como hombres alados? ¿Pudo ser este hecho posible? Intrigante. Quedémonos con tan inquietante pregunta y tratemos de rastrear a través de la historia en busca de algún sugerente indicio de que así fuera.

Nuestra primera parada nos lleva al desierto de Occuaje, al sur del Perú a principios de los años 60. En esa zona el ya tristemente fallecido doctor Javier Cabrera Darquea encuentra lo que parecen ser piedras talladas y grabados de una edad ciertamente imposible, pues superan ampliamente la extraordinaria cifra de los 50 millones de años. Entre los objetos hallados en estas tan desestabilizadoras como polémicas piedras, observamos la primera pieza del rompecabezas que requerimos para nuestra búsqueda. Se trata de una figura de lo que aparentemente parece ser una criatura totalmente desconocida e inclasificable con estremidades de anfibio u otro ser acuático, rasgos humanoides de lo que parece ser un niño pequeño, un ejemplar de cría de esta especie, curioso y vivaz.

De su espalda - si es que podemos denominarla así- surgen 2 membranas de extraña utilidad. A primera vista podríamos pensar que tras analizar concienzudamente tan singular criatura por las características descritas se trata de una especie de ¿humanoide anfibio?. Por extraño que nos resulte, eso es lo que nos parece apreciar.

Estremidades anfibicas, aletas dorsales que surgen de sus omoplatos....Un segundo ¿aletas? ¿o son alas?....Indudablemente lo que estamos observando, independientemente de lo que se trate, podemos dar por sentado que se trata de una criatura adaptada a un entorno terrestre, que respiraba aire a través de alguna clase de tejido parecido a unos pulmones. Si así fuera ¿qué sentido tendría conservar algo parecido a unas aletas? Para -si me permiten el atrevimiento de llamarlo así- este niño de Ica no sería más adecuado que este tejido fuera debidamente adaptado a su nueva situación ambiental y climática. ¿aletas? ¿o son alas? Esta reflexión en forma de pregunta puede parecer fácil y gratuita pero no lo es. Nos sería muy fácil declarar que la criatura es una especie de sirénido y este pensamiento nos induciría a una serie de fascinantes teorías acerca de la existencia de tan singulares criaturas marinas, pero por tentador que resulte dejemos tan fascinante idea para otra ocasión y centrémonos en la cuestión de la alas. ¿Y por qué piensa quien suscribe esto que podrían tratarse de alas y no quedarse con la teoría mas fácil acerca de la conservación una naturaleza de carácter marino?. Para responder a esta cuestión y sin olvidarnos de nuestra misteriosa criatura, proseguiremos nuestro particular viaje hacia el corazón de una cultura tan sorprendente como fascinante.

Situada entre lo que es hoy Turquía, Siria e Irak, fundada entre el rio Eúfrates y Tigris se encuentran los restos de una civilización milenaria hoy ya desparecida, la antigua Mesopotamia. Su mitología religiosa es profunda y variada, su visión de lo sagrado incluye criaturas divinas aladas como Isthar, estrella de venus y Diosa del amor. Otra figura alada de esta cultura es el demonio Pazuzu.

Figura del demonio Pazuzu. Demonio babilónico, hijo de Anu, rey de los espíritus malignos del aire. Viento del oeste. Su cabeza tiene cuernos de cabra en la frente, cuatro alas, patas de ave rapaz.

El estudio de las representaciones que nos han llegado nos revela la imagen de una criatura formada por diversas partes de animales como la cola de escorpión o cuernos de cabra y dos pares de alas. Curiosamente, si se fijan bien la forma de estas alas contiene a mi juicio una inquietante semejanza con la imagen de las peculiares formaciones que surgen de la espalda de lo que he tenido el atrevimiento de llamar como el niño de Ica. Casualidad o algo más.

¿Conocieron los habitantes de esta región y mantuvieron contacto con una especie de humanoide alado?¿Fue esta circunstancia lo que les llevo a incluir referencias sobre criaturas aladas en sus iconografías religiosas? Nuestro siguiente paso no nos llevará muy lejos.

Imagen de una Deidad Babilónica de la antigua Mesopotamia, con unas características muy especiales.

Viajaremos al interior de la actual Pakistán para encontrarnos con una insólita así como extinta civilización, conocida como los habitantes del valle del indo. Tan insólita así como en demasiados casos avanzada civilización que ocupó esta región durante casi 2000 años -hace ya 50 siglos- nos deja un legado de sensacionales misterios, como es el caso de su enigmatica escritura. Escritura de misteriosos signos de incierto origen del cual no se ha descifrado su significado. Uno de estos extraños signos que lo componen resulta muy curioso. Manifiesta la representación de un hombre del que surgen dos más que intrigantes líneas en sentido oblícuo. En primera instancia nuestra primera reacción sería tratar de identificar estas dos anomalías con alguna especie de flechas que portaban los cazadores. Sin entrar a juzgar tal aseveración así como la debida comodidad de este tipo de transporte que debía ser mas bien de una irritable molestia, nosotros de mente mas inconformista lanzamos una pregunta al aire ¿y si fueran alas?.

Figura jeroglifica pertenecientes a la escritura del valle del indo. Imagen de lo que parece ser hombre del que surgen dos lineas ublicuas de su espalda ¿son alas? ¿esta elevandose?¿vuela? Ademas el tamaño de su cabeza es desorbitada ¿son las criaturas representadas en rapa Nui?

Es una pregunta dificil, lo sé. Quizás innecesaria pues podría tratarse de cualquier cosa. Aun así permítanos el beneficio de la duda, pues nuestro último y definitivo paso nos llevara miles de kilómetros hacia el océano pacífico. En mitad de lo que parece la nada más absoluta encontramos la Isla de Pascua. Un pequeño rincón de tierra que sería del menor interés sino fuera porque alberga en su interior uno de los más desconcertantes misterios al que se enfrenta la humanidad. Este enigma se compone de cientas de figuras de los que son rostros de aspecto cuasi-humano de origen totalmente desconocido. ¿qué son y que representan los rostros aquí mostrados? Eso nadie lo sabe.

Rapa Nui se encuentra cerca de Chile y al este de Peru. ¿Es esta la clave final del misterio?.

Pero no es la razón de nuestra presencia aquí, al menos no de momento. Nuestro motivo es conocer la escritura de los antiguos habitantes de esta isla, la escritura ronga-ronga. Esta misteriosa escritura es inquietantemente semejante a la forma de escribir de los habitantes del valle del indo, lo que no tendría nada de particular entre antiguas civilizaciones sino fuera porque entre ambas culturas existe una separación de miles de kilómetros.Y por supuesto, como no podría ser de otra forma, curiosamente entre los símbolos que forman este curioso e indescifrable dialecto aparece la figura de nuestro llamemoslo "hombre alado".

Comparativa de caracteres de la escritura del valle del Indo (izquierda) y de escritura de los habitantes de Rapa Nui (derecha).

¿Hubo humanoides alados en tan famosa Isla? ¿es ese el motivo que da pie al misterio de los cientos de rostros esculpidos?. Antes de proseguir teorizando permítanme hacerles partícipe de una idea. Volvamos a prestar atención a los rostros esculpidos que con tal profusión abundan en nuestra misteriosa isla. Criaturas de aspecto humanoide de inconfundibles rasgos. Fíjense en estos y ahora vuelvan a prestar atención a nuestro niño de Ica. ¿No notan una extraordinaria e inquietante similitud entre los rasgos de una y otra criatura?¿estamos hablando de la misma especie?. Si así fuera debemos dar por asumido que ambos poseen las misma fisionomía y que por tanto poseían las mismas protuberancias o membranas que emergían de la zona posterior de su cuerpo. Repitámonos a la vista de tales hechos las siguientes preguntas ¿Hubo humanoides alados en Rappa-nui? ¿tuvieron contacto los habitantes del valle del Indo con tan singulares seres?.

Imagen de uno de los cientos de rostros de origen incierto que podemos ver en la Isla de Rapa-Nui.

Son preguntas fascinantes a cuestiones de algo de lo que solo llegamos a intuir una ínfima parte de su realidad. De Perú al Valle del Indo, de la antigua Mesopotamia a la Isla de Pascua, se nos muestra un camino lleno de retos que superar para lograr completar un puzzle cuyos piezas se hallan desperdigadas a lo largo del globo, uno cuyo objetivo último es en suma conocer una parcela ignorada de nuestra historia, lo que en definitiva quiere significar el conocer lo mas importante para los hombres, es decir ¡ a nosotros mismos !.

Conclusiones finales

¿Son los rostros de Rapa Nui legados de la imagen de humanoides con alas? ¿estan relacionadas estos rostros con la figura del "niño de Ica" Estas preguntas pueden parecer gratuitas pero no lo son. Analicemos la cuestión con un experimento de superposición de rostros...

Tomemos la imagen de la cara del "niño de Ica" y una de las famosas figuras de Pascua, seleccionemos la mitad de cada las fusionamos en una sola, las coincidencias son asombrosas.

El parecido de la criatura de Ica con el demonio retocado de Pazuzu son sorprendentes. A través del retoque fotográfico hemos quitado dos de las alas de este ser y colocado una cara más humana.